General

Lucia y Pedro
Lucia y Pedro

 

La colombicultura ¿Afición o pasión?

 

Queridos amigos,

 

cuando me propusieron hacer un artículo, por su puesto dije que sí, ya que para mi poder comunicarme con todos vosotros por medio de esta revista es un privilegio.

Mi nombre es Pedro Roca y actualmente soy el vicepresidente de Aragón además de llevar la secretaría de esta comunidad. Prácticamente he mamado desde cuna y llevo por las venas la pasión por esta bonita afición. A mi padre no le costó mucho transmitirme desde muy pequeño todo lo bueno y malo que tiene nuestra práctica deportiva ya que los animales me encantan y sobre todo las palomas. Nací en Huercal Overa ( Almería ), y he estado viviendo en diferentes ciudades de España a lo largo de estos treinta y siete años debido a mis estudios y trabajo. Pero en todos estos lugares siempre acompañado de mis palomos deportivos. He practicado la colombicultura en Almería, Granada, Alicante, Las Palmas, Madrid y actualmente en Zaragoza. Cuando les cuento a mis amigos que viajo de un lado para otro y me acompañan esos ruidosos animalitos, siempre me dicen que estoy un poco loco… jajajaja y ahí es donde os hago la siguiente pregunta:

 

¿Afición o pasión?

 

Quien conoce nuestro deporte bien, sabrá que es muy, pero que muy sacrificado. ¿Habéis contado las horas que le dedicamos a la semana? en mi caso el tiempo se pasa volando. ¿Y criar y enseñar un pichón competitivo? primero elegir bien a los reproductores, que crezcan sanos y lo mas difícil, sacarlos con cualidades donde la genética juega un papel definitivo. A casi todos nos gusta criar pero que salgan pichones que merezcan la pena ya es otra cosa. Y si lo conseguimos, que por supuesto es posible, empieza la enseñanza y las mil y una trabas que nos encontraremos en la misma. ¿Que edad minima debe de tener un palomo para poder afrontar la alta competición con garantías? para mi mínimo dos años… aunque teorías hay muchas.

Si tenemos cerca a colombicultores senior nos vendrán muy bien sus experiencias para que podamos sacar adelante tan tediosa tarea. Todos los años aprendo algo nuevo y sin hablar de la competición, que tiene miles de situaciones diferentes tanto buenas como no tan buenas. ¿Cuantos palomos deportivos perdemos al año? muchas desgracias pero muy pocas alegrías; palomos lesionados, enfermos o muertos por rapaces, son algunos de los casos que a casi todos nos han pasado alguna vez. ¿ Y nuestra familia y mujer que piensan de esto ? por suerte me soportan y me ayudan pero hay momentos de todo. ¡Te quiero Lucia!

Para mí lo peor son las “alimañas de dos patas”, que son las más difíciles de combatir. Y después de todo esto tan negativo, menos mal que siempre hay alguna alegría positiva, como alguna persona que merece la pena tener como amigo o éxito deportivo que da algo de luz y hace que nos olvidemos de las penas y sigamos adelante.

 

 

 

 

 

Por todo esto creo que yo no lo vivo como una afición sino como una pasión, porque solo así puedo llegar a entender como aguanto todo lo que conlleva la práctica de este deporte y sigo con la misma ilusión de un niño que sueña con ganar la Copa del Rey.

 

Y ahora es tu momento de reflexión… ¿Afición o pasión?